La cultura ‘navega’ entre Málaga y Sevilla

Aitana Sánchez-Gijón, Luis García Montero, José Antonio Carrizosa, Lourdes Moreno y Álvaro Ybarra analizaron en el ciclo ‘Dos orillas’, celebrado el 18 de septiembre de 2018 en Málaga, los vínculos culturales de las dos ciudades andaluzas y desecharon antiguas rivalidades.

Apuntalar las sinergias culturales que se generan entre Málaga y Sevilla. Ese era el objetivo de la segunda edición del ciclo ‘Desde las dos orillas. El mismo mar’ que la Fundación Manuel Alcántara celebró el pasado 18 de septiembre en el Ayuntamiento de la capital malagueña con el apoyo de la Fundación Cajasol.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido; y el presidente de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza fueron los encargados de presentar estas jornadas que se estructuraron en dos mesas redondas. En la primera de ellas, moderada por el escritor y director del ciclo, Pablo Aranda, participaron la actriz Aitana Sánchez-Gijón y el poeta y director del Instituto Cervantes Luis García Montero. Ambos dialogaron sobre los indicadores que mejor revelaban el estado de la salud cultural de las ciudades. Para el segundo encuentro de la tarde se contó con el director de Diario de Sevilla, José Antonio Carrizosa; la directora del Museo Carmen Thyssen Málaga, Lourdes Moreno; y el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra. La periodista Mariló Montero fue la encargada de moderar un debate que entró de lleno en las convergencias y divergencias de las dos capitales andaluzas.

Aitana Sánchez-Gijón determinó que los museos, los teatros y los cines “en menor medida porque están desapareciendo” son indicadores del funcionamiento cultural de una urbe, aunque apuntó que lo “verdaderamente importante” es que se despierte el interés de los jóvenes. “Hay que involucrar a las nuevas generaciones para que se sientan partícipes de esa cultura”, recalcó.

Para la actriz, Málaga se ha convertido en un modelo de referencia en lo que a oferta cultural se refiere “lo que ha ocurrido en los últimos años es asombroso”, pero advirtió de que ciudades con una amplia propuesta cultural “se pueden convertir en parques temáticos”, como ya ha ocurrido en capitales europeas como Praga o Florencia. “Lo importante es llevar la cultura al ciudadano de a pie, que no solo sea un reclamo para el turista con el fin de generar riqueza”.

Luis García Montero aportó como indicador “clarísimo” del estado cultural de una ciudad, “la voluntad política”. En este sentido señaló que para que los jóvenes se apunten a los teatros y los museos y que los turistas “no lleguen como rebaños”, necesitamos que la cultura “no sea ocio barato”. “Málaga ha visto crecer su oferta cultural sostenida por una voluntad política y por un importante tejido social”, subrayó.

Para el director del Instituto Cervantes, la cultura se ha convertido en un modo de entretenimiento y no en una vía de formación. “El concepto de cultura en el que yo me formé tenía que ver con la construcción de la conciencia crítica y la imaginación moral» afirmó.

Durante la conversación también se habló de la relación de la cultura con la prensa. Ambos coincidieron en que ésta “cumple una labor fundamental”, aunque “se echa de menos una mayor profundización”, apuntó la actriz, mientras que Luis García Montero la definió como un “un espacio fundamental en la educación democrática de un país”. Según el poeta, “es responsabilidad del periodista distinguir los hechos y la información veraz de toda la retahíla de mentiras que circula por las redes”. Además, hizo referencia a la columna de Manuel Alcántara como “ejemplo de inteligencia y de ingenio, hablando de las cosas sin dogmatismos”.

Segunda mesa redonda:
Las alianzas y rivalidades entre Málaga y Sevilla se abordaron con mayor profundidad en el segundo encuentro de la tarde, donde el director de Diario de Sevilla, José Antonio Carrizosa, resaltó que Málaga ha sabido exportar y transmitir su imagen de ciudad cultural, mientras que “Sevilla no ha sabido subirse a ese carro». En la misma linea se posicionó el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, que criticó la incapacidad de la capital hispalense para construir una oferta sobre su rico patrimonio “como sí ha hecho Málaga”.

Ybarra consideró que la rivalidad entre Málaga y Sevilla ha bajado mucho la intensidad en los últimos años. “Los problemas unen a las ciudades y nos hace colaborar y llevarnos lo mejor posible”, afirmó. “Hemos pasado una época de profundo catetismo pero en la actualidad nos estamos abriendo al diálogo”, apuntó Carrizosa, quien consideró que las diferencias entre ambas ciudades radican en poseer modelos de sociedad civil muy diferentes. “La de Sevilla está como anclada en el pasado y la de Málaga es muy dinámica”, argumentó.

A la pregunta lanzada por Mariló Montero sobre la necesidad o no de ampliar el número de museos, la directora artística del Museo Carmen Thyssen indicó que estos espacios están para formar y contribuyen a hacer ciudadanía “porque son el espectáculo de la memoria colectiva y no están pensados para ser lugares de atracción meramente turística”. Moreno añadió que “Málaga está en un momento fantástico porque hemos construido imagen de ciudad”.

Esta reflexiones tendrán su continuidad a finales del mes de octubre de 2018 en un encuentro que se celebrará en Sevilla, y en el que se contará con personajes relevantes de la vida cultural de este país y la presencia de distintos representantes de los medios de comunicación malagueños.