La cultura apuntala la unión entre Sevilla y Málaga

Las ciudades de Sevilla y Málaga compartieron un ‘mismo mar’ en las segundas jornadas del ciclo ‘Desde las dos orillas’ que la Fundación Manuel Alcántara, en colaboración con la Fundación Cajasol, celebró el pasado martes en la capital hispalense. El acto reunió a la actriz Aitana Sánchez-Gijón, al escritor Felipe Benítez Reyes, a la directora del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Valme Muñoz, y a los directores del diario Sur, Manuel Castillo, y Málaga Hoy, Antonio Méndez.

En dos mesas redondas moderadas por la periodista de Canal Sur Mabel Mata se debatió sobre la importancia de la cultura en el desarrollo de las dos ciudades andaluzas aunque los ritmos hayan sido bien distintos. Mientras la capital malagueña ha tomado impulso en los últimos años para situarse a la vanguardia del desarrollo cultural, Sevilla mantiene su ritmo, respaldado por su amplio patrimonio histórico-artístico.

Para el director del diario Sur, el punto de partida de la actividad cultural en Málaga tuvo lugar “hace casi 20 años” con las movilizaciones ciudadanas para recuperar el edificio de la Aduana como museo, un dato al que Antonio Méndez añadió el fracaso de la candidatura a Capital Europea de la Cultura, “de donde surgió la ciudad de los museos”. “No teníamos la potencialidad de Sevilla o Granada, necesitábamos dotar de contenido cultural a la ciudad”, apostilló.

Durante el debate se reforzó la idea de aprovechar las sinergias de las diferentes ciudades andaluzas, desterrando la competitividad. “No se trata de querer lo que tienen otras, sino de una colaboración cultural que echo en falta”, señaló el director de Málaga Hoy, que puso como ejemplo la fantástica programación de ópera de la capital hispalense. “No hay que llevar la ópera a Málaga, hay que ir a Sevilla”, apuntó Manuel Castillo.

Al hilo de este argumento, Valme Muñoz abogó por la unión de instituciones públicas y privadas “para que los proyectos culturales alcancen mayor resonancia” y resaltó que Málaga “ha sabido crear esas sinergias”. La directora del Museo de Bellas Artes recalcó el éxito del Año de Murillo con el que la ciudad de Sevilla ha vuelto a brillar como capital cultural y que tan rentable ha sido para la ciudad, a lo que el director de Sur agregó la necesidad de “apostar por marcas como Murillo, Velázquez o Sevilla, porque es lo que pide el siglo XXI”.

En el posterior coloquio que protagonizaron Aitana Sánchez-Gijón y el escritor Felipe Benítez Reyes se advirtió del peligro de la turistificación de las ciudades, que amenaza con convertir los centros históricos en parques temáticos diseñados exclusivamente para los visitantes.

Ya centrados en la cultura, tanto la actriz como el escritor gaditano expusieron la dificultad de vivir de ella. En este sentido, Felipe Benítez criticó lo que ha supuesto para la industria editorial y del cine la llegada de internet y el acceso a los contenidos gratuitos, “se necesita una mayor protección, debería ser una cuestión de Estado”, apuntó Sánchez-Gijón, incidiendo en que “la cultura hay que pagarla”. Benítez Reyes, por su parte, reprobó que las instituciones políticas hayan acostumbrado a la ciudadanía al “todo gratis” desde los primeros años de la democracia, lo que, según el escritor ha generado “un lastre para los creadores”.

En la presentación de las jornadas, Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol resaltó que no hay mejor material constructivo que la cultura para reforzar el puente entre Málaga y Sevilla. Antonio Pedraza, presidente de la Fundación Manuel Alcántara, valoró el hecho de que las dos ciudades caminen juntas y se mostró satisfecho de poner “un granito de arena en este acercamiento”. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, destacó la alianza entre ambas ciudades, que comenzó hace tres años y que empieza a dar sus frutos “trasladando un mensaje de unión al exterior pero también hacia nuestros propios conciudadanos” y subrayó la importancia de buscar espacios en común.