Sur, paredón y después

volver a POESÍAS

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito de Manuel Alcántara y Fundación Manuel Alcántara.

Índice.:

Escribir las memorias de mis manos
No sabe el mar que es domingo
En la prolija arena las gaviotas
He venido a buscarme
Dios piensa que es de mal gusto
Se estaba muriendo a chorros
Porque el mar se desprende de las olas
Lo que tenga que pasar
Yo tuve la previsión
Lo digo como lo siento



Escribir las memorias de mis manos

Escribir las memorias de mis manos.

Tacto de amante, fijo en el recuerdo.

Las reconocería si pudiera

palpar sus sombras, un momento sólo.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


No sabe el mar que es domingo

No sabe el mar que es domingo.

Se relevan, inmortales,

las olas a cuerpo limpio.

Cada vez que muere alguna

la misma ocupa su sitio.

No sabe el mar que es un náufrago.

Sin reloj y sin amigos,

el mar flota sobre el mar,

ni cómplice ni testigo,

ensimismado en su azul

y ajeno, como Dios mismo.

Mientras va y viene en la orilla

no sabe el mar que lo miro.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


En la prolija arena las gaviotas

En la prolija arena las gaviotas

deciden irse al aire todas juntas.

Como si sus espumas fuesen alas

el mar emprende el vuelo en el crepúsculo.

El mar intermitente y desalmado

bajo el cielo neutral, inhabitable.




Gloriosamente el día se consume

y una joven delgada por la orilla

corre delante de su pelo oscuro.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


He venido a buscarme

He venido a buscarme.

Hay un niño extraviado

en medio de la calle.




(Calle de la Victoria,

Plaza de la Merced.

La mitad de mi historia

ni yo mismo la sé).




Su cintura de corcho

en los Baños del Carmen

y el mar de aquel entonces

nadando en las postales.

Por mucho que me cueste

yo tengo que encontrarme.

Al viento que era mío

no se lo lleve el aire,

quisiera respirarlo

antes que fuese tarde.




Hay un niño extraviado

y he venido a buscarle.

No puede andar muy lejos

porque esta era su calle.




(Calle de la Victoria,

Plaza de la Merced.

La mitad de mi historia

ni yo mismo la sé).

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Dios piensa que es de mal gusto

Dios piensa que es de mal gusto

ocuparse de nosotros.

Se te habrá pasado el susto

cuando en tu hueco estén otros.




Mejor es que no hagas nada.

Como vives, aún no sabes

que la puerta está cerrada

por más que tengas las llaves.




Ponte a vivir como loco:

ama, ríe, bebe, olvida.

Puesto a vivir todo es poco

por más que dure la vida.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Se estaba muriendo a chorros

Se estaba muriendo a chorros.

Cuando acabó de morirse

había un charco de oro.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Porque el mar se desprende de las olas

Porque el mar se desprende de las olas

sólo para cumplir sus propios fines.

Porque nadie que viva todavía

tiene derecho a establecer sus límites.

Porque en el Sur terminan mis designios

y el alma es inmortal mientras se vive.

(Porque tienen estiércol de gaviotas

llegan a ser tan blancos los jazmines).

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Lo que tenga que pasar

Lo que tenga que pasar

hace mucho que ha pasado.

El tiempo se ha vuelto atrás.




El tiempo se ha vuelto atrás

y ya no hace lo que hacía

cuando era menor de edad.




Cuando era menor de edad

el tiempo se parecía

a la lluvia sobre el mar.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Yo tuve la previsión

Yo tuve la previsión

de pasar el día solo

y la noche entre los dos.

Manuel Alcántara

VOLVER índice


Lo digo como lo siento

Lo digo como lo siento:

tengo que hablarme muy claro

y está llegando el momento.




Como lo siento lo digo:

tengo que hablarme muy claro

como si fuera un amigo.

Manuel Alcántara

VOLVER índice

volver a POESÍAS